Oraciones Secundarias

Oraciones Secundarias

Cuando hablamos de oraciones secundarias, estamos hablando de aquellas que tienen dependencia del núcleo de otra oración, por lo que ayudan a la formación de una oración compuesta. Al analizarla hay que tener en cuenta que la oración secundaria depende de forma directa de la principal, por lo que se encuentra subordinada a la misma.

También llamadas oraciones subordinadas, cumplen una función sintáctica dentro de la principal. Al hacer mención a la función sintáctica nos referimos a la agrupación lineal de las palabras que se encuentran relacionadas entre ellas, en función de las distintas normas gramaticales de cada idioma. Este tipo de oraciones se usa para enriquecer los textos, y dentro de ellas podemos encontrar diferentes tipos, de los cuales te vamos a hablar a continuación.

Tipos de oraciones secundarias

Existen tres tipos de oraciones secundarias, que permiten clasificarlos en función del rol sintáctico que cumplen cada una de ellas. Son los siguientes:

Oraciones secundarias adjetivas

Las oraciones secundarias adjetivas funcionan como un adjetivo y se encuentran introducidos por nexos como cuyo, el cual, que, quienes, quien. Este tipo de oraciones secundarias pueden cumplir diferentes funciones dentro de la oración: modificador directo, predicativo subjetivo y aposición.

Oraciones secundarias sustantivas

Las oraciones secundarias sustantivas, por su parte, tienen una función similar a la de un sustantivo, pudiendo cumplir en la oración el rol de sujeto, complemento régimen, complemento agente, predicativo objetivo, modificador indirecto, complemento indirecto o complemento directo.

Oraciones secundarias adverbiales

Las oraciones secundarias adverbiales cumplen el rol del adverbio a nivel sintáctico. De esta manera, pueden funcionar como circunstanciales de:

  • Tiempo. Son aquellas que se utilizan para tratar de expresar una circunstancia temporal, para lo cual se hace uso de diferentes nexos como antes de que, mientras, cuando, después de que…
  • Fin. Son utilizados para expresar la finalidad de la oración principal, con el empleo de nexos como: a que, para que, con la intención de, a fin de que…
  • Lugar. En este caso se encargan de indicar circunstancias espaciales, introduciendo nexos adverbiales como arriba, debajo, aquí, sobre, detrás, delante, lejos o cerca, aunque también se pueden usar sintagmas preposicionales como por la esquina, por aquí, hacia allá, o locuciones adverbiales como por delante, al otro lado, a la cabeza, a lo lejos…
  • Concesión. Se emplean para expresar que una circunstancia o hecho no evita que lo primero se pueda llegar a cumplir, caso en el que se hace uso de nexos como: por más que, pese a ue, a pesar de que, aunque…
  • Modo. Expresan como se ejecuta la proposición principal, usando para ello estos nexos: como, conforme, como si, según…
  • Comparación. En este caso se utilizan para expresar una comparación de superioridad, igualdad o inferioridad con respecto a la proposición principal. Algunos nexos a usar son:
  • Condición. Se trata de una oración secundaria que señalan una condición con respecto a la proposición inicial, introduciéndose con los nexos: pero i, a no ser que, en cao de que, siempre que, con tal que…
  • Consecuencia. Expresan la consecuencia de la oración de mayor jerarquía, introduciéndose con nexos como: de modo que, de forma que, así pues, por tanto, así que, por lo tanto…
  • Causa. Por último nos encontramos con esta oración secundaria adverbial en la que se muestra una causa, usando para ello nexos introductorios como  por, ya que, porque, puesto que…

Ejemplos de oraciones secundarias

Para entender mejor en qué consisten las oraciones secundarias, conviene destacar los siguientes ejemplos, gracias a los cuales es posible entenderlas mejor:

  • Aunque llovía, salimos a pasear.
  • Después de terminar la cena, vimos una película.
  • Cuando llegues a casa, avísame.
  • A pesar de estudiar mucho, no aprobó el examen.
  • Antes de ir al trabajo, desayuné con mi familia.
  • Siempre que viajo, llevo una mochila.
  • En cuanto escuchó la noticia, se puso nervioso.
  • Como tenía hambre, preparé un aperitivo.
  • Después de que oscureció, encendimos las luces.
  • Mientras esperábamos el tren, jugamos a las cartas.
  • Si estudias con dedicación, obtendrás buenas calificaciones.
  • Cuando te sientas triste, busca apoyo en tus amigos.
  • Aunque estaba cansado, continuó trabajando.
  • Después de que termines tus tareas, podrás salir a jugar.
  • Siempre que visito a mis abuelos, me cuentan historias.
  • Cuando llegues a la tienda, compra leche.
  • A pesar de sus esfuerzos, no logró resolver el problema.
  • Después de la tormenta, salimos a ver el arco iris.
  • Siempre que tengo tiempo, leo un libro.
  • Cuando termines de limpiar, descansaremos.
  • Aunque no lo creas, la respuesta es correcta.
  • Después de que se fue, me di cuenta de mi error.
  • Si estudias arduamente, te sentirás más confiado.
  • Mientras hablaban por teléfono, preparé la cena.
  • Cuando veas a Juan, dile que me llame.
  • A pesar de sus dudas, aceptó la invitación.
  • Después de que terminó la película, apagué la televisión.
  • Siempre que hay una fiesta, nos reunimos en casa de María.
  • Cuando encuentres las llaves, avísame.
  • Aunque no lo entienda completamente, lo intentaré.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *