Tipos de Leyendas

Tipos de Leyendas

Cuando hablamos de leyenda, nos estamos refiriendo a un tipo de texto narrativo que mezcla hechos reales y sobrenaturales, la cual se basa en una historia para incluir diferentes elementos propios de la literatura con las que enriquecer el contenido. En este caso, nos encontramos con un relato que narra sucesos de dudosa veracidad que se ubican en un espacio y un tiempo real y que se transmiten de generación en generación de forma oral, si bien, hoy en día, muchas de las leyendas han sido recopiladas y escritas, como sucede, por ejemplo, con la del Cid Campeador.

Aunque contienen sucesos sobrenaturales y criaturas ficticias, las leyendas sirven como explicación para el origen de determinados elementos de la naturaleza o como parte de hechos históricos, reales, o que pueden ser verosímiles dentro de un espacio y tiempo real. Es frecuente que en ellas haya un final con el que se trata de moralizar, es decir, cambiar conductas sobre la moral.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que no existe una sola versión de una leyenda, ni ninguna que se pueda considerar la «oficial», sino que es frecuente que haya distintas versiones. Estas pueden ser muy similares o variar de forma considerable de un país a otro, además de que puede sufrir modificaciones a lo largo de su transmisión, al poder agregar o eliminar algunos detalles. El hecho de que se transmitiese oralmente de generación en generación, provocaba que de alguna manera, fuese sufriendo modificaciones.

Características de la leyenda

Antes de hablarte de los diferentes tipos de leyendas que podemos encontrar, no está de más recordar cuáles son sus principales características:

  • Las leyendas transcurren en un lugar concreto y real, así como en un tiempo preciso.
  • Están centradas en las aventuras de un personaje, que por lo general tienen su origen en la forma de ser de este, en sus defectos o en sus propias acciones.
  • No tienen un autor conocido, ya que es habitual que de una misma leyenda existan diferentes versiones.
  • Aunque no se presente de forma explícita, toda leyenda tiene una advertencia o enseñanza final.
  • Se transmite oralmente, de boca a boca y de generación en generación.

Por otro lado, conviene recalcar que no es lo mismo una leyenda que un mito, a pesar de que es frecuente que se usen una u otra palabra de manera indistinta para referirse a lo mismo. La diferencia entre ambos términos radica en que, mientras que la primera es un relato popular que narra un hecho real histórico, adornado con elementos ficticios y maravillosos, en el mito nos encontramos con una narración fabulosa que está vinculada con seres sobrenaturales que explican el origen del universo u otros acontecimientos que se alejan de la realidad.

Tipos de leyendas

Las leyendas se pueden clasificar de dos formas diferentes, debiendo tener presente que algunas leyendas pueden ser clasificadas en más de un grupo.

Según su lugar de origen

En primer lugar, según su lugar de origen, podemos clasificar las leyendas en:

Leyendas urbanas

Las leyendas urbanas son parte del folclore contemporáneo y que se desarrollan en la ciudad, siendo habitual que sus protagonistas tengan un final misterioso o trágico. Además, es frecuente que la finalidad de la leyenda sea didáctica o tenga un fin moral.

Leyendas locales

En este caso se relatan sucesos que se encuentran directamente relacionados con la fundación o las grandes gestas históricas de una provincia, un condado o un pueblo. Es habitual que se trate de personajes que tienen una relevancia histórica, y que hace que sean personajes que están directamente relacionados con la fama de ese lugar.

Leyendas rurales

Son aquellas leyendas que se encargan de relatar historias que tienen lugar en poblados solitarios o el ámbito rural, es decir, que se encuentran alejados de las grandes urbes. Es habitual que en ellas aparezcan personajes fantásticos que habitan en la naturaleza y es frecuente que cuenten con algún matiz de terror.

Según su temática

De acuerdo a su temática, las leyendas se pueden clasificar en:

Leyendas etiológicas

Las leyendas etiológicas se usan para explicar el origen de los distintos elementos inherentes a la naturaleza y al entorno natural de un lugar, como sus montañas, cuevas o ríos, siendo frecuente que sus protagonistas sean animales, dioses, reyes…. Los hechos se desarrollan en un sitio real.

Leyendas escatológicas

En este caso se usan para relatar las doctrinas y creencias relacionadas con la vida después de la muerte o los viajes al inframundo. Están muy presentes en la cultura y tradición de muchas sociedades, al considerarse que el inframundo existe y está habitado por las personas fallecidas.

Leyendas religiosas

Las leyendas religiosas se encargan de abordar historias relacionadas con justos y pecadores, así como episodios de la vida de santos o los pactos con el mismísimo diablo. Los protagonistas, por tanto, son mártires y santos, siendo un tipo de leyenda que tuvo un gran protagonismo durante la Edad Media y cuya finalidad es idolatrar la religión.

Leyendas históricas

Este tipo de leyendas narran los hechos reales que tuvieron lugar en el pasado en conflictos bélicos, siendo sus protagonistas personas que existieron realmente. En este caso, se busca engrandecer al protagonista como héroe y la propia batalla en sí misma.

Leyendas morales

Como se puede deducir por su propio nombre, las leyendas morales tienen la finalidad de ofrecer una lección acerca de los valores y el comportamiento a seguir a través de un conflicto o situación compleja. Lo más habitual es que el/los protagonista/s tengan ante sí dos posibles opciones o caminos a seguir, siendo frecuente que elijan el correcto que los lleva por el buen camino. La finalidad de estas leyendas es que haya una enseñanza ética para el receptor.

Leyendas infantiles

Por último, nos encontramos con las leyendas infantiles, que en este caso se centran en mostrar de forma resumida problemas del día a día o hechos tradicionales e históricos, pero con un lenguaje que resulte atractivo y sencillo de entender por los niños.

Por lo general se recurre a personajes divertidos como protagonistas, frecuentemente animales u otras cosas animadas, y su finalidad es la de dar una explicación a algún hecho para ofrecer una moraleja o enseñanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *