Textos Instructivos

Textos Instructivos

Los textos instructivos son muy recurrentes en nuestro día a día, ya que se trata de textos compuestos por instrucciones. Es decir, se encargan de ofrecer al receptor del mensaje las indicaciones que necesita conocer para poder llevar a cabo una acción determinada o resolver un problema, todo ello de una manera sistemática y organizada. De esta manera, nos encontramos ante textos que indican cómo hacer algo en particular, como sucede, por ejemplo, con cualquier tutorial o receta de cocina.

Se trata de textos en los que se muestran los pasos a seguir  para hacer una actividad, que generalmente se desarrolla en la vida cotidiana, donde este tipo de textos son muy abundantes. Se trata de textos que pueden ser comunes o técnicos, pudiendo estar dirigidos tanto al público general como a públicos especialistas.

Habitualmente este tipo de textos van acompañados de textos descriptivos, ya que ofrece información requerida para poder entender las posteriores instrucciones, además de que se suelen desglosar para ofrecer el paso a paso, debidamente numerado.

Aunque la estructura de este tipo de textos puede ser muy variable, al ser textos que son tomados al pie de la letra, deben ser redactados de la forma más clara y objetiva que sea posible. De esta manera, se debe evitar que puedan llevar a error entre el lector. Este último debe poder confiar en las instrucciones que recibe para el desarrollo de una determinada tarea.

Características de los textos instructivos

Para poder entender mejor a los textos instructivos, es necesario conocer cuáles son las características principales que suelen presentar este tipo de textos:

  • Son textos que hacen uso de un lenguaje concreto y preciso, ya que el texto instructivo debe ser claro y fácil de comprender. En este tipo de textos se da prioridad al sentido denotativo de las palabras, siendo este un aspecto muy importante de los mismos.
  • Por lo general hacen uso de verbos en infinitivo, así como verbos conjugados en modo imperativoformas impersonales, de manera que se busca que el lector pueda llegar a conocer de una forma clara el proceso que debe seguir.
  • Cuando se emplean verbos conjugados, es habitual que prevalezcan, como persona gramatical, la segunda persona del singular o del plural, aunque también es habitual que nos encontremos con que se usa la primera persona del plural.
  • Por lo general, nos encontramos con que en los textos instructivos se hace uso de conectores de ordenación, de manera que en los textos aparece, para guiar al lector: Primero, luego, seguidamente, a continuación, por último…
  • Los textos instructivos, por norma general, se trata de textos anónimos y objetivos, ya que en ellos lo verdaderamente importante no es quién lo redacta ni el estilo del mismo, sino la funcionalidad que posee y la finalidad del mismo, que no es otra que la de indicar al usuario lo que debe hacer.
  • Cuentan con una estructura bien organizada que puede ser muy variable. Se pueden encontrar desde listas numeradas a enumeraciones, apartados, subapartados, y otros muchos recursos.
  • Es habitual que estos textos estén acompañados de gráficos, dibujos y lenguaje icónico, todo ello enfocado a que el lector pueda entender mejor el mensaje a transmitir.
  • En los textos instructivos más complejos es habitual que aparezcan tecnicismos.

Funciones de los textos instructivos

Cuando hablamos de las funciones de los textos instructivos, hay que tener claro que su objetivo principal es el de proporcionar instrucciones, tal y como se puede deducir de su propio nombre. De esta forma, se trata de formas de asistencia o ayuda para poder realizar una acción o resolver un problema, con los cuáles se consigue que el lector pueda conocer los pasos o acciones a seguir, que se pueden presentar de una manera más o menos detallada.

De esta forma, la función de este tipo de textos no es otra de la de tratar de guiar o dirigir al lector a que realice un cometido en particular. Como hemos mencionado, en la vida cotidiana nos encontramos con una gran cantidad de ejemplos de este tipo de textos, ya que podemos encontrarlos, por ejemplo, cuando seguimos una receta de cocina o cuando seguimos las instrucciones para el montaje de un mueble, así como cualquier otro tutorial o guía que nos permita poder desarrollar una determinada acción.

Otros tipos de textos

Más allá de estos textos instructivos, nos encontramos con otros tipos de texto en la lengua española como:

  • Textos descriptivos. En ellos se da prioridad a detallar los rasgos o características de una persona, de una situación o de un objeto.
  • Textos narrativos. Son aquellos en los que se desarrolla un relato o recuento de eventos organizados en el tiempo.
  • Textos argumentativos. En ellos se ofrece al lector, ideas, razones o alegatos para que pueda adoptar un determinado punto de vista o se vea convencido de algo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *