Campo Semántico

Campo Semántico

Si nos vamos a la lingüistica en el idioma español, tiene una gran importancia el concepto de campo semántico, al que también se conoce como cadena cohesiva o red léxica. Cuando hablamos de él, nos referimos a un grupo de palabras (ya sean homónimas o polisémicas) que comparten un núcleo esencial de sus respectivos significados, lo que provoca que haya unos vínculos y características comunes.

En nuestro idioma existen una gran cantidad de palabras entre las cuáles puede haber algunos aspectos similares, y tenemos un claro ejemplo en valla, verja o muro, ya que las tres comparten un mismo  campo semántico al ser tres sustantivos que designan barreras. De esta manera, debes tener claro que todas las palabras pertenecen a diferentes campos semánticos.

En este sentido, conviene recalcar que los campos semánticos son solo las palabras que comparten categoría gramatical y que tienen rasgos en común por su significado. Esto es lo que los diferencia de los campos léxicos, en los que se pueden encontrar palabras que tienen una categoría gramatical distinta, pero que se encuentran relacionadas entre sí por la raíz léxica.

De igual modo, cuando hablamos de palabras que tienen un mismo campo semántico esto no significa que sean sinónimos, ya que aunque pertenezcan a la misma cadena cohesiva, tienen significados diferentes. Lo que ocurre en este caso es que comparten semas, que son rasgos básicos de significado identificables.

Tipos de campos semánticos

Los campos semánticos se pueden clasificar de formas muy diversas, principalmente debido a las relaciones que puedan identificarse entre los distintos elementos que los conforman. De esta manera, tenemos la posibilidad de clasificarlos de la siguiente manera:

Campo semántico cerrado

El campo semántico cerrado es aquel en el que ya no es posible añadir nuevos elementos, ya que en sí mismo ya forma un campo completo. Este tipo de cambios no pueden existir por completo, ya que la lengua siempre se encuentra en constante creación y evolución, y siempre se plantea nuevas asociaciones y sentidos.

Algunos ejemplos de campo semántico cerrado son los siguientes:

  • Días de la semana: lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo.
  • Colores del arco iris: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil, violeta.
  • Meses del año: enero, febrero, marzo, abril, mayo, junio, julio, agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre.
  • Partes del cuerpo humano: cabeza, brazo, pierna, ojo, nariz, boca, dedo, pie, mano, oreja.
  • Números cardinales: uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez.
  • Puntos cardinales: norte, sur, este, oeste.

Campo semántico abierto

En este caso nos encontramos con un campo semántico abierto, que es es aquel que sí permite añadir nuevos términos y relaciones, sobre todo al tratar de campos semánticos vinculados como sucede en aquellos ámbitos y temas en los que se innova constantemente, como sucede en el caso de la tecnología.

Algunos ejemplos de campos semántico abierto son:

  • Tecnología: computadora, internet, software, algoritmo, ciberseguridad, inteligencia artificial, realidad virtual, etc.
  • Medicina: enfermedad, tratamiento, diagnóstico, prevención, medicamento, cirugía, terapia, genética, etc.
  • Medios de Comunicación: redes sociales, periodismo, televisión, radio, podcast, blog, streaming, etc.
  • Sustentabilidad: energía renovable, reciclaje, conservación, cambio climático, ecoamigable, reforestación, etc.
  • Ciencia: investigación, descubrimiento, teoría, experimento, física cuántica, biología molecular, astronomía, etc.
  • Cultura Digital: meme, emoji, viral, influencer, streaming, ciberespacio, bloguero, etc.

Campo semántico gradual

En el campo semántico gradual nos encontramos con aquellos que suponen una escala con distintos matices. Algunos ejemplos para entenderlo mejor son los siguientes:

  • Calor: frío, fresco, tibio, cálido, caliente, abrasador.
  • Tamaño: pequeño, mediano, grande, enorme, gigante, colosal.
  • Velocidad: lento, pausado, moderado, rápido, veloz, instantáneo.
  • Inteligencia: ignorante, tonto, promedio, inteligente, brillante, genio.
  • Felicidad: tristeza, melancolía, neutralidad, felicidad, alegría, éxtasis.
  • Sabor: insípido, suave, sabroso, delicioso, exquisito, irresistible.

Campos semánticos antónimos

Por su parte, los campos semánticos antónimos son aquellos que se forman por palabras que se encargan de establecer relaciones de oposición, como en el caso de:

  • Amor – Odio: amor, afecto, cariño, devoción, antipatía, desprecio, odio.
  • Calor – Frío: calor, ardor, temperatura, tibio, frío, helado, congelado.
  • Riqueza – Pobreza: riqueza, opulencia, abundancia, prosperidad, pobreza, escasez, miseria.
  • Felicidad – Tristeza: felicidad, alegría, placer, satisfacción, tristeza, melancolía, depresión.

Campo semántico asociativo

Por último, los campos semánticos asociativos son aquellos en los que se producen por haber una proximidad con respecto a la realidad a la que hacen referencia, un tipo de asociación que acostumbra a tener una mayor subjetividad. Algunos ejemplos son:

  • Libertad: democracia, derechos, independencia, elección, autonomía, emancipación.
  • Sueños: aspiraciones, esperanzas, metas, imaginación, deseo, anhelo, fantasía.
  • Melancolía: tristeza, nostalgia, añoranza, pensativo, introspección, reflexión.

Campo semántico y familia léxica

En un campo semántico existe la posibilidad de elegir aquellas palabras que, más allá de sus rasgos básicos de significado, puedan compartir una raíz léxica, es decir, las derivaciones de una palabra común entre ambas. A este grupo de palabras que tienen un mismo origen del que derivan, se lo denomina familia de palabras o familia léxica.

Algunos ejemplos de familias léxicas son:

  • Familia léxica de «casa»: casero, casita, caserío, caserón, casita, casucha, encasillar, descasar, casamiento, casería.
  • Familia léxica de «sol»: soleado, solar, solitario, solaz, insolación, desolación, solsticio, ensolarado, deslumbrar.
  • Familia léxica de «juego»: jugar, juguete, jugada, jugoso, juglar, jugabilidad, jugador, juguetería, ajedrez.
  • Familia léxica de «viaje»: viajar, viajero, viajante, viaje, viajero, viajera, viajero frecuente, enviajar, viajabilidad.
  • Familia léxica de «arte»: artista, artístico, artefacto, artesanía, artesano, articular, artificio, artísticamente, artillería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *