Género Dramático

Género Dramático

Cuando en el mundo del arte y la literatura se habla de género dramático, se hace referencia a un género teatral que también recibe el nombre drama. Este se encuentra caracterizado por estar pensado para representar diferentes situaciones a través de las acciones o el diálogo de los personajes, ya sea en una representación escénica ante un auditorio o en el propio texto escrito. Por ejemplo, hablamos de género dramático cuando hablamos de obras por todos conocidas como La vida es sueño de Pedro Calderón de la Barca, o Hamlet, de William Shakespeare.

¿Qué son los textos de género dramático?

El género dramático tiene su origen en Grecia y está incluido en todas las manifestaciones teatrales, tales como el teatro musical, la comedia o la tragedia, entre otros. A diferencia de lo que sucede con otros géneros y subgéneros literarios y narrativos, en los textos dramáticos no hay descripciones ni narradores.

En su lugar, los episodios se representan a través de los gestos, diálogos, monólogos y actitudes de los propios personajes. De esta forma, en un mismo lugar conviven distintos códigos como el verbal, el no verbal, y el paraverbal.

Elementos del género dramático

El género dramático consta de diferentes elementos, que están presentes tanto en su escritura como en su representación escénica, y son los siguientes:

  • Personajes. En el género dramático nos encontramos con diferentes personajes, que pueden ser el protagonista, sobre el que se desarrollan los diferentes sucesos, y el antagonista, que es el segundo personaje más importante y que se opone al anterior para que pueda conseguir su meta. Asimismo, puede haber otros personajes secundarios para enriquecer los textos y la historia.
  • Acción. Son el conjunto de acciones e intercambios que tienen lugar a lo largo de la representación de la obra. En este caso no tienen por qué estar contemplados en el texto escrito.
  • Espacialidad. Es el lugar en el que se desarrolla la obra, que se representa mediante elementos escénicos reales o imaginarios, según se decida.
  • Temporalidad. En la obra hay dos formas diferentes de tiempo. Por un lado se encuentra el tiempo de la duración de la obra en tiempo real, es decir, la duración del espectáculo, y el tiempo en el que se despliega la acción, que podrá ser de minutos, semanas, meses e incluso años, en función de la historia o anécdota contada.
  • Conflicto. Por último, hay que hablar de uno de los elementos más importantes del género dramático, que es el conflicto. En toda obra o texto dramático debe existir un conflicto que sea el origen de la tensión de la historia y que crea el suspense necesario para que el público desee conocer más de la historia. El conflicto surge entre el protagonista y otros personajes de la obra.

Estructura del género dramático

Las obras dramáticas pueden variar en lo que respecta a su estructura, pero al hablar de la estructura de los textos de género dramático podemos hablar, por lo general, de la siguiente estructura:

  • Presentación del conflicto. En primer lugar, al principio de la obra, se da a conocer el conflicto en cuestión sobre el que el texto de género dramático tratará. Para ello se muestran las posturas de oposición entre los diferentes personajes, además de mostrarse de forma explícita el obstáculo al que tiene que hacer frente el protagonista para llegar a alcanzar su objetivo final.
  • Desarrollo o nudo de la acción dramática. Una vez presentado el conflicto, un texto de género dramático debe encargarse de su desarrollo. En esta fase nos encontramos con el momento de máxima tensión, donde la trama llega a su punto álgido de conflicto.
  • Desenlace del conflicto. Finalmente, se debe resolver el conflicto, una vez que el protagonista ha logrado superar los obstáculos que le impedían alcanzar su meta.

Tipos de textos de género dramático

En la actualidad podemos distinguir un total de siete géneros dramáticos mayores, que están diferenciar entre los que son realistas y no realistas. Estos son los siguientes:

  • Comedia. Este género dramático realista lo protagonizan personas comunes que tienen vicios y defectos propios del ser humano, representados mediante la ridiculización o exageración de sus rasgos y buscando despertar en el público risa o simpatía.
  • Tragedia. Género realista muy popular en Occidente en el que se narra un conflicto relacionado con la caída de un personaje ilustre, buscando así la conmoción del público. En ella el protagonista debe luchar contra las adversidades de forma heroica.
  • Pieza. La pieza es un género dramático realista en el que se narran los enfrentamientos y situaciones complejas a las que se someten personajes comunes y corrientes, generando una transformación interna en los mismos.
  • Tragicomedia. Este género realista tiene protagonistas estereotípicos o arquetípicos que persiguen un ideal como el éxito o el amor, entre otros, reuniendo elementos cómicos y trágicos, dando también la posibilidad de recurrir a la parodia y el sarcasmo.
  • Melodrama. En el melodrama, que es un género dramático no realista, se recurre a la combinación de situaciones protagonizadas por personajes simples con reacciones emocionales exageradas. Tratan de lograr en el espectador una respuesta emocional superficial.
  • Obra didáctica. También de género no realista, se busca presentar al público la obra como una forma de silogismo o reflexión, tratando de mostrar un aprendizaje o una enseñanza mediante una anécdota compleja y personajes sencillos.
  • Farsa. Este género no realista recurre al uso de elementos de otros géneros dramáticos para llevar a sus personajes a situaciones simbólicas o caricaturescas, habitualmente funcionando como una parodia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *