Sainete

Sainete

Cuando hablamos de los subgéneros del teatro, podemos encontrarnos con una división entre mayores, como son la tragedia, el drama y la comedia, y los considerados menores, como son el caso del auto sacramental, el entremés y el sainete. Mientras que los tres primeros son representaciones complejas que se encuentran divididas en diferentes actos, en el caso de los tres últimos, están compuestos por lo general por un solo acto y tienen una duración reducida. En este caso en particular nos vamos a centrar en hablar del último de todos los mencionados, es decir, del sainete.

El sainete es un tipo de obra de teatro de extensión reducido que se caracteriza por tener un tono cómico o burlesco, y en el que se representan temas populares. Perteneciente al género dramático, nació en España a finales del siglo XVIII para convertirse en el sustituto del mencionado entremés. Se usaba para representaciones entre actos de otros tipos de obras más extensas, como las comedias, y era habitual que estuviesen acompañadas de canto, baile y música.

A finales del siglo XIX, en Uruguay y Argentino nació una variación de este subgénero teatral, que en su caso recibió el nombre de sainete criollo, y que, aunque a grandes rasgos es similar al español, contaba con algunas modificaciones.

En resumen, la palabra sainete se emplea para identificar aquellas piezas dentro del género dramático que poseen un contenido jocoso y se desarrollan en un solo acto, pero también para nombrar a la obra de teatro que tiene unas características cómicas, con ambientación y personajes populares y que se organiza en uno o más actos y con una puesta en escena de carácter independiente.

Orígenes y evolución del sainete

El sainete fue un subgénero teatral que surgió en el siglo XVIII para sustituir al entremés, siendo algunos de los autores que destacaron en este género los hermanos Álvarez Quintero y Carlos Arniches, que fueron capaces de llevar a otro nivel el espectáculo sobre el escenario.

Este tipo de subgénero teatral era muy común desde su nacimiento hasta el siglo XX, siendo usada en muchas ocasiones como apoyo a obras mayores. Algunos de sus principales representantes fueron Gaspar Zavala y Zamora, Antonio Furmento Bazo, Luis Moncín y Juan Ignacio González del Castillo.

A finales del siglo XIX, el sainete cruzó el charco para dar origen a otro subgénero, el sainete o grotesco criollo, con similitudes al sainete en la ironía y su tinte folclórico, pero con un carácter más lúgubre y dramático. De esta variación, uno de sus principales autores fue Armando Discépolo.

Características del sainete

Para poder identificarlo y utilizarlo de una manera apropiada, es necesario conocer cuales son las características del sainete:

  • Temas. Los temas que se tratan en el sainete español tratan del amor, los engaños, las costumbres locales y populares, etcétera. En este subgénero teatral se representan situaciones grotescas y ridículas.
  • Espacios. Este tipo de obra se suele desarrollar usando como espacios lugares típicos del campo o la ciudad.
  • Personajes. Por lo general, sus personajes son burgueses y personas de clase baja y ámbito rural. Además, los personajes tratan de imitar dialectos y jergas de sujetos reales.
  • Estructura. Aunque en un principio el sainete solo constaba de un acto y una trama sencilla, a medida que fue evolucionando incluyó más actos y tramas más complejas. Además, es habitual que este subgénero teatral esté escrito en romance con rima asonante en los versos pares.
  • Estilo. Es de estilo costumbrista, en el que se muestran los hábitos y la realidad de los diferentes grupos sociales, además de ser humorístico, con una trabaja en la que los personajes tratan, dentro de una trama jocosa, de crear un efecto cómico. No obstante, su final puede llegar a ser trágico. Además, acostumbran a recurrir a la sátira sobre los sujetos de la sociedad o paródico en relación con otros subgéneros literarios como la comedia o la tragedia.

Ejemplos de sainete español

Una vez vistas sus características y origen, conviene conocer algunos ejemplos de sainete español, como son:

  • «La verbena de la Paloma» (1894) – Ricardo de la Vega – Sainete ambientado en la fiesta de la Paloma, centrado en peripecias amorosas y cómicas.
  • «El último mono» (1919) – Álvarez Quintero – Satiriza las aspiraciones sociales y los intentos de ascenso en la jerarquía social.
  • «La risa va por barrios» (1913) – Carlos Arniches – Refleja la vida y situaciones cómicas de los barrios bajos de Madrid.
  • «La venganza de la Petra» (1907) – Serafín y Joaquín Álvarez Quintero – Petra busca venganza ante habladurías sobre su reputación, generando situaciones cómicas.
  • «Los chorros del oro» (1904) – Carlos Arniches – Sátira de la fiebre del oro en España con personajes en busca de fortuna en América.
  • «Ganas de reñir» (1901) – Carlos Arniches – Aborda peleas y reconciliaciones de una pareja casada, destacando la vida cotidiana y las peculiaridades del matrimonio.
  • «Las de Caín» (1899) – Carlos Arniches – Situaciones cómicas entre vecinos y amigos en un barrio madrileño, destacando rivalidades y amores.
  • «El santo de la Isidra» (1899) – Carlos Arniches – La protagonista, Isidra, busca aparentar santidad y se ve envuelta en divertidas situaciones.
  • «Las de Barranco» (1909) – Jacinto Benavente – Aborda temas sociales y morales en la familia Barranco.
  • «Los caciques» (1906) – Carlos Arniches – Crítica a la corrupción política y social, presenta personajes abusando de su poder en un contexto rural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *