Modo Imperativo

Modo Imperativo

En el idioma español, cuando hablamos del modo imperativo del lenguaje estamos haciendo referencia a uno de los tres modelos de conjugación verbal que disponemos, junto al subjuntivo y el indicativo. Este tiempo verbal se utiliza para que el emisor pueda dirigirse al receptor de forma directa y darle instrucciones, expresarle un deseo o ruego o encaminarlo hacia algo. Este modo es muy habitual en la lengua cotidiana.

El nombre de este modo proviene de la palabra latina imperare, que significa «mandar» o «tener un poder», siendo además raíz de otras palabras que se utilizan en el idioma español, como es el caso de emperador o imperio.

Se considera que es un modo defectivo al no contemplar todas las personas verbales. De hecho, su particularidad es que solo se conjuga con la segunda persona, ya sea en singular o plural, formal o informal. Cuando el hablante está incluido e nel grupo al que se dirige, se emplea la primera persona del plural, ya que nadie se da órdenes a sí mismo salvo que sea de forma metafórica o figurada, pero sí que puede hacerlo a un grupo de la que es parte.

De igual forma, los imperativos presentan diferencias significativas cuando consisten en ordenar una conducta o negarla, ya que en este segundo caso, se recurre al uso del subjuntivo. A pesar de que varían en función de si son verbos regulares o irregulares, acostumbran a estar ubicados al comienzo de la oración.

Los imperativos pueden ser de diferentes tipos, pudiendo estar acompañados o no de signos de admiración para hacer énfasis en la escritura, y pueden, de forma eventual, sustituirse por el uso del verbo en infinitivo, cuando es una orden impersonal o prohibición.

Imperativo convencional

En la gran mayoría de los casos, el modo imperativo se encuentra construido de la siguiente manera:

  • Segunda persona del singular
    • Tú (informal)
      • Verbos regulares: bebe (beber), toma (tomar).
      • Verbos irregulares: duerme (dormir), cuenta (contar).
    • Usted (formal)
      • Verbos regulares: beba (beber), tome (tomar).
      • Verbos irregulares: duerma (dormir), cuente (contar).
  • Segunda persona del plural
    • Vosotros (informal)
      • Verbos regulares: bebed (beber), tomad (tomar).
      • Verbos irregulares: duerme (dormir), cuenta (contar).
    • Ustedes (formal)
      • Verbos regulares: beban (beber), tomen (tomar).
      • Verbos irregulares: duerman (dormir), cuenten (contar).
  • Primera persona del plural
    • Nosotros
      • Verbos regulares: bebamos (beber), tomemos (tomar).
      • Verbos irregulares: durmamos (dormir), contemos (contar).

En todos los casos mencionados pueden contener pronombres clíticos agregados al final, para poder formar verbos imperativos como pruébaladáselo, entre otros. También es habitual que  estas conjugaciones se adapten a las variantes dialectales, más allá de usar u omitir el vosotros.

Imperativo negativo

El imperativo negativo se utiliza con el objetivo de negar una acción o conducta, en lugar de proponerla o imponerla, y se reconoce de una manera sencilla, ya que las oraciones recurren al uso de un adverbio negativo como ni, nonunca, para estar seguido del verbo en modo subjuntivo.

De esta manera, podemos encontrarnos con estos ejemplos:

  • Segunda persona del singular
    • Tú (informal)
      • Verbos regulares: no bebas (beber), no tomes (tomar).
      • Verbos irregulares: no duermas (dormir), no cuentes (contar).
    • Usted (formal)
      • Verbos regulares: no beba (beber), no tome (tomar).
      • Verbos irregulares: no duerma (dormir), no cuente (contar).
  • Segunda persona del plural
    • Vosotros (informal)
      • Verbos regulares: no bebáis (beber), no toméis (tomar).
      • Verbos irregulares: no durmáis (dormir), no contéis (contar).
    • Ustedes (formal)
      • Verbos regulares: no beban (beber), no tomen (tomar).
      • Verbos irregulares: no duerman (dormir), no cuenten (contar).
  • Primera persona del plural
    • Nosotros
      • Verbos regulares: no bebamos (beber), no tomemos (tomar).
      • Verbos irregulares: no durmamos (dormir), no contemos (contar).

Ejemplos de oraciones en imperativo

Para finalizar, te dejamos con algunos ejemplos de oraciones en imperativo, gracias a las cuáles podrás entender en mayor medida el uso del modo imperativo del lenguaje:

  • Haz tu cama antes de salir.
  • No dejes la puerta abierta al salir.
  • Come tus verduras para estar saludable.
  • No corras en el pasillo, es peligroso.
  • Di la verdad en todo momento.
  • No olvides llevar el paraguas si está lloviendo.
  • Limpia tu habitación antes de salir a jugar.
  • No toques ese interruptor, está averiado.
  • Estudia para el examen de mañana.
  • No grites en lugares públicos.
  • amable con los demás.
  • No llegues tarde a la reunión.
  • Haz ejercicio regularmente para mantenerte en forma.
  • No uses el teléfono mientras conduces.
  • Duerme al menos ocho horas cada noche.
  • No compres ese producto, está defectuoso.
  • Salta la cuerda para ejercitar tu cuerpo.
  • No te pongas esa camiseta, está manchada.
  • Cuida tus pertenencias para que duren más.
  • No hables con la boca llena durante la cena.
  • Respeta las opiniones de los demás, incluso si difieren de las tuyas.
  • No te preocupes por lo que no puedes controlar en la vida.
  • Mantén la calma en situaciones estresantes para tomar decisiones acertadas.
  • No te olvides de agradecer a quienes te brindan su ayuda.
  • Cumple tus promesas, eso fortalecerá tus relaciones personales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *