Pleonasmo

Pleonasmo

El pleonasmo o perogrullo es un recurso literario al que se recurre para producir una mayor intensidad en la frase a través de agregar términos redundantes y que realmente resultan innecesarios desde  un punto de vista forma. De esta manera, se trata de un sentido estricto de los mismo que la redundancia, lo que se considera un error o uso impropio y poco elegante de la lengua. Sin embargo, hay ocasiones en las que se recurre al pleonasmo de manera intencional y con fines poéticos.

En cualquier caso, tanto la redundancia como el pleonasmo consiste en añadir palabras a la oración que podrían ser consideradas innecesarias. Esto se debe a que, en vez de agregar nueva información o de relevancia, realmente se dedican a insistir en una información que ya contenía una palabra u oración previa.  De esta manera, cuando hay más de un término que aporta la misma información, sería suficiente con utilizar uno de ellos.

En el lenguaje coloquial, la redundancia puede aparecer como si se tratase de un error de construcción en la oración. Sin embargo, también se puede usar como una forma de enfatizar en lo dicho, agregando información idéntica si el mensaje no se ha captado a la primera. EN otros casos, puede usarse como un mecanismo para conseguir un efecto poético.

Características del pleonasmo

Existen una serie de características que definen al pleonasmo, como son las siguientes:

  • Es mucho más conocido como redundancia dentro de la habladuría popular.
  • Es una figura literaria e importante dentro de la literatura clásica.
  • En muchas ocasiones, se recurre al pleonasmo para agregar detalles de relevancia y brillantez a la redacción.
  • Para no dar lugar a malinterpretaciones, se tiende a reafirmar de manera literal que se trata de un pleonasmo.
  • Cuando se usa, se intensifica aquello que se quiere decir.
  • No es un error cuando el pleonasmo se usa de forma intencional y se aclara, mientras que sí se considera error cuando se desconoce su uso y valor.

Tipos de pleonasmo

Los pleonasmos se pueden clasificar en función de las palabras que se estén utilizando, de manera que podemos clasificarlas en:

  • Pleonasmo sustantivo. Tiene lugar cuando las palabras acompañan o tienen una relación directa con el sustantivo de la oración.
  • Pleonasmo verbal. En este otro caso, las palabras están relacionadas de forma directa con el verbo principal o secundario.
  • Pleonasmo adjetival. En este tipo de pleonasmo, estos se encuentra acompañando a un adjetivo.

Ejemplos de pleonasmo

Dicho lo anterior, es el momento de darte algunos ejemplos de pleonasmo:

  • Subir arriba. La palabra «arriba» ya indica la dirección ascendente, por lo que el adjetivo «subir» es innecesario.
  • Entrar dentro. La palabra «entrar» implica movimiento hacia el interior, haciendo redundante el uso de «dentro».
  • Salir fuera. La palabra «fuera» indica exterioridad, por lo que el verbo «salir» por sí solo es suficiente.
  • Bajar abajo. La palabra «abajo» ya sugiere movimiento descendente, haciendo innecesario el verbo «bajar».
  • Gritar en voz alta. La expresión «en voz alta» es redundante, ya que gritar implica hacerlo con fuerza vocal.
  • Llenar completamente. La palabra «completamente» ya indica la totalidad, por lo que el verbo «llenar» es suficiente.
  • Repetir de nuevo. La expresión «de nuevo» es redundante, ya que el verbo «repetir» implica la acción de hacer algo otra vez.
  • Hoy día. La combinación de «hoy» y «día» es redundante, ya que ambos términos se refieren al presente.
  • Amanecer el día. La palabra «amanecer» ya implica el inicio del día, haciendo innecesaria la adición de «el día».
  • Elegir seleccionando. La palabra «elegir» ya implica un proceso de selección, haciendo redundante el término «seleccionando».
  • Hervir en agua. La palabra «hervir» implica la acción de cocinar en agua, haciendo innecesaria la especificación «en agua».
  • Volver a repetir. La expresión «volver a» ya indica repetición, por lo que el verbo «repetir» por sí solo es suficiente.
  • Rellenar completamente. La palabra «completamente» ya indica la totalidad, haciendo innecesario el verbo «rellenar».
  • Salió para afuera. La expresión «para afuera» es redundante, ya que «salió» implica movimiento hacia el exterior.
  • Despedirse al final. La palabra «despedirse» implica decir adiós al final de un encuentro, haciendo innecesaria la adición de «al final».

Otras figuras retóricas

Además del pleonasmo, existen otras figuras retóricas como las siguientes:

  • Elipsis. La elipsis es la figura contraria al pleonasmo, consistiendo en este caso en la omisión de palabras o términos en la frase que, aunque son necesarias a nivel gramatical, no impiden con su ausencia la propia transmisión del mensaje.
  • Aliteración. En este caso consiste en la repetición de sonidos en una oración o frase para conseguir un efecto expresivo o sonoro. Es habitual en el lenguaje literario y la poesía.
  • Asíndeton. Consiste en eliminar conjunciones o nexos que deberían aparecer normalmente en la frase.
  • Catáfora. Consiste en anticipar dentro de una oración, algo que se expresará más adelante.
  • Polisíndeton. Figura contraria al asíndeton, que en vez de suprimir conjunciones, las agrega de forma excesiva para conseguir una reiteración.
  • Hipérbaton. Figura literaria en la que se produce una alteración del orden común de la oración para que diga lo mismo de una forma más poética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *