Elipsis

Elipsis

Cuando hablamos de elipsis, estamos haciendo referencia a una figura retórica que consiste en la supresión u omisión de parte del contenido de una oración. Aunque resulta necesario a nivel gramatical, está implícito e el contexto. La palabra elipsis proviene del griego élleipsis y significa «omisión».

Asimismo, hay que tener en cuenta que se puede utilizar como un recurso narrativo, en la medida que se pueden omitir partes importantes del contenido de la obra, ya sea una película o una novela, buscando que el propio lector pueda inferirlos o deducirlos a partir de aquello que sí se encuentre dicho en el texto.

Es más, si recurrimos al lenguaje cinematográfico, se conoce como elipsis a la supresión del material que se necesita para contar la historia, como aquellas secuencias cotidianas que son prescindibles o los traslados entre escenarios.

De forma similar, en el lenguaje matemático se refiere a elipsis para referir a un símbolo en específico (puntos suspensivos) que acusan la repetición, por lo general indefinida o infinita de un valor, secuencia o cifra.

La elipsis también es parte de los recursos literarios utilizados en las técnicas narrativas de la publicidad y el cine, con la finalidad de seducir al receptor a través de distintos mensajes, como frases directas o sustituyendo las palabras por imágenes. Además, en los refranes populares se recurre con frecuencia a la elipsis.

Características de la elipsis

La elipsis tiene una serie de características, entre las que se encuentran las siguientes:

  • Cuando se suprime un verbo, la elipsis debe ser marcada con una coma, mientras que l resto de los elementos que se puedan llegar a eludir, no necesitan de ningún tipo de marca gráfica.
  • Se trata de un recurso lingüístico que ayuda a que exista cohesión textual, al permitir que lo referido sea percibido como algo unitario.
  • La palabra «elipsis», al igual que sucede con otras en el terreno de la literatura o lingüística, como «hipérbole» o «parábola», es también un concept de la geometría.
  • Puede suceder que la interpretación de un enunciado recurra a una situación extratextual, solo en esos casos la elipsis es exofórica y no cohesiva. Esto tiene lugar cuando el elemento se elude por estar implícito en el mundo de los hablantes, aunque no se nombre.

Tipos de elipsis

La elipsis posee dos tipos, que son las siguientes:

  • Elipsis verbal. En este caso, lo que se omite es un verbo, como puede ser hablar, hacer, nadar…, con la finalidad de no ser repetitivos.
  • Elipsis nominal. En este tipo de elipsis se omite hacer mención a un nombre o pronombre, al cual ya se ha referido con anterioridad, como pueden ser y, tu, nosotros y así.

Ejemplos de elipsis

Para entender mejor qué es la elipsis, te dejamos con una serie de ejemplos:

  • Juan prefiere el rojo; María, el azul. Se omite el verbo «prefiere».
  • Ella adora los perros; él, los gatos. Se omite el verbo «adora».
  • Me gusta el fútbol; a él, el básquetbol. Se omite el verbo «gusta».
  • No me gusta el café; a ti, el té. Se omite el verbo «gusta».
  • Carlos estudia matemáticas; Laura, biología. Se omite el verbo «estudia».
  • Mis amigos viajarán a París; yo, a Roma. Se omite el verbo «viajarán».
  • Mi hermana canta música clásica; yo, música pop. Se omite el verbo «canta».
  • Prefiero la playa; mi hermano, la montaña. Se omite el verbo «prefiero».
  • Ana habla inglés; Marta, francés. Se omite el verbo «habla».
  • Luis compró un coche rojo; María, uno azul. Se omite el verbo «compró».
  • Sofía practica yoga; Juan, meditación. Se omite el verbo «practica».
  • Mi padre es arquitecto; mi madre, ingeniera. Se omite el verbo «es».
  • Estudié toda la noche; tú, dormiste. Se omite el verbo «estudié».
  • Mis hijos prefieren la pizza; yo, la pasta. Se omite el verbo «prefieren».
  • Laura va al cine; Juan, al teatro. Se omite el verbo «va».

Otras figuras retóricas

La elipsis es una de las distintas figuras retóricas, que son formas no convencionales de usar las palabras para darles mayor expresividad, vivacidad o belleza, siendo otros de los recursos literarios las siguientes:

  • Metáfora. Identifican un objeto real con otro imaginario partiendo de una relación de semejanza.
  • Hipérbaton. Consiste en la alteración del orden habitual de los elementos que conforman una oración.
  • Símil o comparación. Se encarga de crear una relación explícita entre dos elementos.
  • Metonimia. Designa a una idea u objeto con el nombre de otro, con el que se encuentra vinculado por cercanía o contigüidad.
  • HipérboleConsiste en la exageración de alguna magnitud o rasgo por disminución o aumento.
  • Sinestesia. Se utiliza cuando se le atribuyen sensaciones físicas a sentimientos o conceptos que en principio no les correspondería.
  • Anáfora. Se repiten una o varias palabras al inicio de dos o más enunciados o versos.
  • Personificación. Sucede cuando se le atribuyen cualidades humanas a seres inanimados o animales.
  • Aliteración. Caso en el que se repiten sonidos en palabras contiguas o cercanas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *