Tipos de Narrador

Tipos de Narrador

El narrador es un elemento fundamental dentro de cualquier texto narrativo en el que se narran los hechos que tienen lugar dentro de un relato. Este no debe confundirse con el autor, es decir, con la persona que creó el texto, sino que se trata de un elemento artificial que crea este.

Podemos encontrar diferentes tipos de narrador, contando cada uno de ellos con una serie de rasgos distintivos que se pueden apreciar dentro de la propia narración, ya sea una crónica, una novela o un cuento. No obstante, cuando hablamos de su clasificación, podemos atender a dos criterios diferentes, según su perspectiva gramatical y según a su posición frente al relato. A continuación, te hablamos en profundidad de cada uno de ellos.

Tipos de narradores según su perspectiva gramatical

La primera clasificación posible de los distintos tipos de narradores tiene que ver con su punto de visa lingüística, pudiendo encontrar de esta manera tres tipos, que son los siguientes:

Narrador en primer persona

Es aquel que se encarga de la narración del relato desde la primera persona gramatical, es decir, empleando los pronombres personales yonosotros. Por esta razón, se centra en contar hechos o acciones que le sucedieron a él mismo como protagonista o bien que le sucedieron a otros pero de los que fue testigo.

Habitualmente este narrador es uno de los personajes del propio relato, y puede referirse a él mismo para hablar de sus sueños, sus pensamientos y su subjetividad.

Narrador en segunda persona

En este caso, se narra desde la segunda persona gramatical, usando los pronombres personales vosotrosustedesEn este caso, es poco frecuente en la literatura, ya que supone que tiene que haber una persona a la que se le cuenta el relato de forma expresa y directa. No obstante, puede usarse para interpelar al lector y que este se sienta más dentro del propio relato.

Narrador en tercera persona

En este caso la narración se realiza desde la tercera persona gramatical, usando para ello los pronombres él, ellos, ella, ellas. Es el más utilizado en toda la historia de la literatura, al emplearse para referirse a eventos que les suceden a otras personas.

Es un narrador que puede estar o no implicado de forma directa en el relato que cuenta, por lo que puede o no ser un personaje del mismo. En cualquier caso, cuenta la historia desde un punto de vista externo.

Tipos de narradores según su posición frente al relato

Por otro lado, podemos clasificar a los narradores en función de su grado de implicación con la historia contada. De esta manera, podemos diferenciarlos de la siguientes formas:

Narrador protagonista

El narrador protagonista es aquel que también ejerce como personaje principal de la historia, es decir, que cuenta en primera persona los sucesos que le ocurrieron. Por lo general, hace uso de la primera persona gramatical, como sucede con el ya comentado narrador en primer persona.

Utilizado habitualmente en autobiografías, diarios y memorias, también se emplea en otros tipos de narración. Una de sus principales ventajas es que puede recurrir a su propia subjetividad a la hora de contar la historia. De esta forma puede aportar explicaciones, digresiones y elucubraciones, pero su punto de vista está limitado a la información que posee y los hechos que experimenta.

Narrador testigo

El narrador testigo, por su parte, es parte de la narración pero sin ser el protagonista. Se trata de un testigo de los sucesos que puede o no ser confiable, que también es un personaje de la historia pero que cuenta los eventos que le sucedieron a un tercero. En su caso puede recurrir tanto a la primera como a la tercera persona gramatical o una combinación de ambas.

A diferencia de lo que sucede con otros narradores, en este caso conoce la historia tan solo de lo que él mismo ha presenciado o experimentado, o en su defecto, lo que le contaron. Esto provoca que pueda describir la historia de forma limitada a lo que ha observado o conocer. No obstante, al ser un personaje independiente en el relato, puede saber detalles que el protagonista ignora, y también puede ser subjetivo a la hora de contar lo que ha sucedido.

Narrador equisciente

Por su parte, el narrador equisciente es aquel en el que se narra la historia desde el punto de vista de uno de los personajes, por lo que tan solo puede contar aquello que su personaje conoce y experimenta. De esta manera, descubre la trama al mismo tiempo que él.

Es un narrador que hace uso habitual de la tercera persona gramatical y que no es un personaje de la trama, por lo que cuenta la historia estando «fuera» de la misma, y aunque no posee una subjetividad propia a la que recurrir, sí que puede recurrir a la del propio personaje.

Narrador omnisciente

Por último, hay que hablar del narrador omnisciente, en el que nos encontramos con un narrador que relata la historia desde un punto de vista externo pero que, al mismo tiempo, conoce todos los detalles. De esta manera, cuenta la historia como si tuviese el punto de vista de un «Dios», que está presente en todos los lugares al mismo tiempo y sabe exactamente todo lo que hacen y piensan los personajes.

Es un narrador muy habitual en la historia de la literatura, si bien es cierto que ha ido cayendo en desuso en los últimos tiempos, aunque se conserva aún en relatos infantiles y fábulas. Su principal virtud es la de conocer toda la información del relato, lo que conoce los pasados de los personajes, sus motivaciones y deseos, e incluso aquello que hacen cuando no están a la vista de la observación del resto de personajes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *