Oraciones Subordinadas

Oraciones Subordinadas

Para entender bien el idioma español, es fundamental conocer en profundidad la sintaxis, y en este caso nos vamos a centrar en hablarte de las oraciones subordinadas, muy presentes en nuestro idioma.

Estas son aquellas que se encuentran dentro de otra oración, con la cual establecen una relación de dependencia en su estructura, por lo que carecen de una autonomía sintáctica. Se trata de oraciones compuestas, ya que en ellas podemos distinguir dos partes. Por un lado se encuentra la oración principal, que es la que tiene mayor importancia, y la secundaria, con menor jerarquía y que depende de la principal. Cada una de ellas posee su núcleo verbal correspondiente.

A la hora de usar este tipo de oraciones se suelen usar diferentes nexos, además de tener la posibilidad de aparecer tanto en el interior del sujeto como en el predicado. Según su función sintáctica dentro de la oración principal, podemos encontrar de diferentes tipos de oraciones subordinadas.

Tipos de oraciones subordinadas

Dentro de las oraciones subordinadas, podemos encontrar diferentes tipos, que dependen de la función sintáctica que tengan dentro de la oración principal. De esta manera, nos podemos encontrar con las siguientes:

Oraciones subordinadas sustantivas

Las oraciones subordinadas sustantivas cumplen las mismas funciones que los sustantivos o sintagmas nominales, pudiendo ser reemplazadas por pronombres o sustantivos. Acostumbran a estar introducidas por un nexo subordinante (por lo general, que) o un verbo en infinitivo.

Dentro de una oración, este tipo de oración subordinada pude ejercer como sujeto, complemento directo o atributo, además de poder cumplir la función de término en los complementos indirecto, régimen, agente, circunstancial, sustantivo, adjetivo o adverbio.

Oraciones subordinadas adjetivas

Por otro lado nos encontramos con las oraciones subordinadas adjetivas, cuya función es similar a la de los adjetivos, es decir, que se usan para complementar el nombre, además de tener un antecedente que acostumbra a ser un sustantivo a que modifican, aunque también puede ser un pronombre. Estas oraciones son habitualmente introducidas usando nexos como: quien, cuyo, que, cual, como, cuando, cuanto y donde.

Existen dos tipos de oraciones subordinadas adjetivas, siendo explicativas aquellas que se escriben entre comas y amplían la información sobre algo, mientras que las especificativas no van entre comas y se encargan de delimitar o restringir el significado del nombre.

Oraciones subordinadas adverbiales

Por último, hay que hablar de las oraciones subordinadas adverbiales, cuya función sintáctica es idéntica a la de los adverbios en una oración simple. Los nexos usados dependen de acuerdo al sentido de la propia subordinada, siendo los más habituales: pues, luego, cuando, donde, para, como, porque, si.

Las oraciones subordinadas adverbiales se encargan de modificar al verbo, y se clasifican de la misma forma que los complementos circunstanciales de la oración: de tiempo, de modo, de fin, de causa, de lugar, de consecuencia, de concesión, de comparación o de condición.

Cómo identificar una oración subordinada

Para poder identificar una oración subordinada habrá que, en primer lugar, encontrar todos los verbos de la oración, de forma que sea posible determinar aquellos que son parte de la oración principales y cuales son suboraciones, teniendo en cuenta la ubicación de los nexos, al ser estos los responsables de introducir la gran mayoría de las subordinadas.

Posteriormente habrá que identificar la función sintáctica de la oración, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • Si es un sujeto, un atributo, un objeto directo o el término dentro de una construcción preposicional, nos encontraremos ante una subordinada sustantiva.
  • En el caso de que esté vinculada con un sustantivo antecedente y ofrezca información delimite este, será una oración subordinada adjetiva.
  • Si esta suboración ofrece información acerca del verbo y las circunstancias del mismo, es una subordinada adverbial.

Ejemplos de oraciones subordinadas

Para finalizar, y para que puedas saber cómo identificar y usar las oraciones subordinadas, te dejamos con algunos ejemplos:

  • Cuando termines tus tareas, podrás salir a jugar.
  • Mi amigo, que vive en Madrid, me visitará este fin de semana.
  • Si estudias con dedicación, aprobarás el examen.
  • María siempre ayuda a sus compañeros, aunque esté ocupada.
  • Me encanta la música que tiene letras inspiradoras.
  • Después de que termine la película, iremos a cenar.
  • Estoy buscando un libro que me recomendaron.
  • Antes de que salga el sol, saldremos de excursión.
  • Como no teníamos suficiente tiempo, cancelamos el viaje.
  • Ana, cuya hermana es famosa, es muy talentosa también.
  • Jorge llegó tarde porque perdió el autobús.
  • Aunque llovió durante la fiesta, todos se divirtieron.
  • Mi hermana estudia medicina, donde aprende sobre anatomía.
  • Siempre que veo una película de terror, me asusto mucho.
  • Mientras esperábamos en la fila, empezó a llover.
  • Pedro va a la tienda para que compre pan.
  • Cuando salgas de la escuela, te esperaré en el parque.
  • Todos disfrutaron la obra de teatro que representaron los estudiantes.
  • Después de que termine de trabajar, iré al gimnasio.
  • Me gusta la playa donde pasamos nuestras vacaciones.
  • Aunque no lo creas, ella ganó el concurso de canto.
  • Marta llegará tarde si el tráfico es intenso.
  • Cuando vayas al supermercado, compra leche y huevos.
  • Por mucho que intentes convencerme, no cambiaré de opinión.
  • A medida que avanzaba el día, el calor se intensificaba.
  • Dondequiera que vayas, encontrarás gente amable.
  • Pedro estudió toda la noche, por lo que está cansado.
  • Antes de que llegue la primavera, plantaremos flores en el jardín.
  • A pesar de que se esforzó mucho, no logró el primer puesto.
  • Siempre que viajo a la playa, llevo protector solar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *