Conjunciones Copulativas

A la hora de hablar de la gramática y la sintaxis, nos encontramos con diferentes elementos que debemos conocer, siendo uno de ellos las conjunciones, que pueden ser de diferentes tipos. En esta ocasión nos vamos a centrar en hablarte de las conjunciones copulativas, que son un tipo de conjunciones coordinantes. Estas últimas son aquellas que se encargan de enlazar de forma intercambiable y no jerárquica dos o más oraciones, frases o palabras.

Recordamos que las conjunciones son palabras invariables y que carecen de un significado léxico, teniendo por finalidad la de unir dos partes de una oración y así darle un sentido en particular.

¿Qué son las conjunciones copulativas?

Este es un tipo de conjunciones coordinantes que tiene como principal característica el hecho de que introduce una relación de potenciación o acumulación entre dos elementos que se encuentran enlazados y que tienen una misma jerarquía, ya se trata de un sentido positivo (suma) o bien con un sentido negativo (sustracción).

Las conjunciones copulativas unen elementos de diferentes jerarquía, por lo que cuando se recurre a ella se agregan nuevos elementos a la cadena sintáctica de una oración, y esto va más allá del propio significado que puedan aportar a esta última. Puede ser aditivo, en el caso de los nexos «y»«e»; o bien sustractivo, como ocurre en el caso de «ni«.

De esta manera, cuando decimos, por ejemplo, Compramos hamburguesa cerveza, se está añadiendo «cerveza» al número de cosas compradas; mientras que si optas por decir No compramos hamburguesa ni pizza, se está agregando la «cerveza» a esas cosas que no se han podido comprar. En cualquiera de los casos, estamos ante una unión de diferentes términos, en lo que se conoce como una relación copulativa.

Así pues, de manera resumida, podemos indicar que las conjunciones copulativas son «y», «e» y «ni», aunque en determinadas ocasiones también se puede usar «que» como una conjunción de este tipo.

Ejemplos de conjunciones copulativas

Para poder entender mejor cómo funcionan este tipo de conjunciones, te dejamos con una serie de ejemplos de conjunciones copulativas:

  • Prefiero ni acordarme de lo que sucedió aquella noche.
  • Está tarde vendrá Juan y me traerá la mochila que se me olvidó en casa de su hijo.
  • Tenemos que esforzarnos e insistir hasta que podamos conseguir nuestro objetivo.
  • Mi hermano y mi tío se fueron de viaje a Estados Unidos.
  • Esta vez no conseguimos encontrar en la fiesta ni a Alberto, ni a Marta, ni a Alba.
  • Ni a Marcos ni a Luis les gusta jugar a pádel.
  • Leticia está llora que llora todo el día después de la ruptura con su novio.
  • No tiene trabajo ni ganas de conseguirlo.
  • Junto a Laura y mi novia Sara, iremos de viaje a Londres en diciembre.
  • Padres hijos estaban invitados a la fiesta del club.
  • En esa tienda de la calle en la que vive Marcos, los precios no son ni tan caros ni tan baratos.
  • Iremos al restaurante a comer carne y patatas.
  • Será mejor que no esperes nada de él, ni una llamada, ni un mensaje de texto, ya es pasado.
  • Los trabajadores hablaron y decidieron que era el momento de iniciar una huelga para reivindicar sus derechos.
  • El documento fue presentado debidamente firmado por parte del trabajador.
  • Come lo que tienes en el plato luego podrás irte a jugar a la videoconsola.
  • Joaquín compró un ordenador y el mes que viene comprará una nueva televisión.
  • Este verano estaremos toda la familia junta iremos de vacaciones a otro país en avión.
  • Claudia llevó a su hija a la guardería y su novio Juan fue a recogerla.
  • No pude visitar ni a mi tía ni a Miguel durante mi viaje a Bélgica.

Otras conjunciones coordinantes

Una vez vistos diferentes ejemplos de conjunciones copulativas, te recordamos el resto de conjunciones coordinantes que podemos encontrar en el idioma español, y que debes conocer para aplicarlas a la hora de escribir o realizar el correspondiente análisis. Estas son las siguientes:

  • Conjunciones disyuntivas: Este tipo de conjunción se utiliza para introducir una relación de exclusión mutua que tiene lugar entre dos elementos que se encuentran debidamente enlazados. Por ejemplo: Te comes las lentejas o no podrás ir a ver el fútbol.
  • Conjunciones adversativas: En este caso introducen una relación de contradicción u oposición entre los términos que enlazan. Por ejemplo: Quieres ganar dinero pero no te pones a trabajar.
  • Conjunción distributiva: Una conjunción distributiva es la encargada de repartir un significado entre los términos que se encuentran vinculados. Por ejemplo: Iremos a visitarte, sea en enero o sea en abril.
  • Conjunciones explicativas: Este tipo de conjunción se utiliza para enlazar elementos que cuentan con un mismo significado pero de una manera diferente, ayudando de esta forma a insistir en lo que se ha dicho o efectuar una explicación al respecto. Por ejemplo: Pedro ya no se encuentra entre nosotros, es decir, ha fallecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *