Recursos Cohesivos

Los recursos cohesivos son elementos y procedimientos de la lengua que ayudan a que haya cohesión en un texto, es decir, que ayudan a que se mantengan conectas y relacionadas las diferentes partes del texto. Gracias a esa cohesión se consigue que el texto tenga una unidad temática e informativa, ya que es una herramienta que hace que las palabras, oraciones, ideas y párrafos tengan continuidad y se encuentren integradas las unas con las otras.

Por este motivo es imprescindible usar diferentes recursos cohesivos, gracias a los cuáles el texto será lógico, coherente y tendrá sentido. Además, tendrá una adecuada estructura y se podrá comprender fácilmente.

Tipos de recursos cohesivos

A la hora de hablar de recursos cohesivos, debemos saber diferenciar entre diferentes tipos, que son los siguientes:

Referencia

En este caso consiste en hacer uso de diferentes pronombres como los personales, posesivos y demostrativos, con la finalidad de evitar que se repita una palabra. Dentro de este tipo podemos distinguir entre dos:

  • Referencia anafórica. En este caso el pronombre se encarga de sustituir a una palabra que está hacia atrás en el texto. Por ejemplo: María organiza los horarios y su jefe los envía a los empleados. De esta manera el pronombre «los» sustituye a «los horarios».
  • Referencia catafórica. Por su parte, esta referencia consiste en un pronombre que reemplaza a una palabra que se encuentra hacia delante en el texto. Por ejemplo: Todos fueron a la reunión; Pablo, María y Marcos. En este caso, el pronombre «Todos», sustituye a «Pablo, María y Marcos».

Sustitución

En este caso el recursos consiste en el reemplazo de una expresión o palabra por otra. Por ejemplo: Tengo que cambiar el lavavajillas, lo haré cuando cobre, donde «lo haré» sustituye a «cambiar el lavavajillas».

Elipsis

Se da cuando se eliminan construcciones o palabras para evitar que se puedan repetir. Por ejemplo: Clara estudia el consumo de alcohol entre los jóvenes, María, el del tabaco, donde se elimina el verbo «estudia» y se reemplaza por una coma.

Reiteración

Este tipo de recursos consiste en la repetición o relación de palabras, así como en hacer referencia a un término usando otro. Dentro de esta categoría podemos encontrar diferentes tipos, como son:

  • Repetición. Se repite en este caso el mismo término, a pesar de que, por norma general, es recomendable evitar la repetición de una misma palabra en una oración y utilizar sinónimos. Un ejemplo sería: Los perros son las mascotas más obedientes. Los perros son los mejores amigos del hombre.
  • Sinónimos. En este caso se emplea el sinónimo de una palabra, es decir, un término que posee un significado idéntico o muy similar pero que se escribe de una forma diferente. Por ejemplo: Este coche lo compré el pasado verano, y era el vehículo más caro del concesionario.
  • Antónimos. La reiteración también puede venir dado con el uso de antónimos, que al contrario que en el caso anterior, se trata de términos que tienen un significado opuesto. Por ejemplo: Esta forma de hacer las cosas es la mejor y el que se usaba antes era el peor.
  • Hiperónimos. En este caso se emplean palabras que tienen un significado que contempla el de otras. Por ejemplo: Los claveles no crecen bien con el frío. Por este motivo es más fácil lograr un ramo de estas flores en otras épocas del año. En este caso se usa «flores» como hiperónimo de «claveles».
  • Hipónimos. Por otro lado hay que hablar de la posibilidad de usar hipónimos, en los que unas palabras tienen un significado que es abarcado por otras. Por ejemplo: Mi hermana adoptó a un siamésporque siempre le gustaron esos gatosEn este caso «siamés» es un hipónimo de «gatos».
  • Palabras del mismo campo semántico. Con este tipo de reiteración se usan palabras que tienen significados relacionados entre ellos. Por ejemplo: En la pista de tenis, el jugador golpeó la pelota con fuerza, demostrando su destreza y habilidad en el juegoEn este caso, pista, tenis, pelota y juego forman parte del mismo campo semántico, que es el deporte del tenis.
  • Paráfrasis. Por último dentro de las reiteraciones, hay que hablar del uso de paráfrasis, que consiste en reformular una palabra o enunciado utilizando términos distintos pero que cuentan con un significado parecido al original. La casa en la que se vivió de pequeña era bonita y acogedora, y él recordaba con mucho cariño el lugar que fue el hogar de su niñez. En este caso «el lugar que fue el hogar de su niñez» es una paráfrasis de «la casa en la que vivió de pequeña».

Conectores

Consiste en el uso de palabras que se encargan de relacionar y enlazar términos, párrafos, oraciones e ideas. Por ejemplo: Laura nació en Asturias, pero ahora vive en Cádiz.

Mecanismos gramaticales

Por último, entre los diferentes tipos de recursos cohesivos tenemos que hablar de los mecanismos gramaticales, que en este caso relacionan las palabras mediante la concordancia existente entre artículos y sustantivos, pronombres o adjetivos (calificativos, posesivos, positivos…) y entre sujeto y verbo.

Por ejemplo: El edificio verde tiene tejas rojas, en el cual el sustantivo «edificio» concuerda en genero y número con el artículo «el» y el adjetivo «verde», y también en persona y número con el verbo «tiene» y el sustantivo «tejas» en género y número con el adjetivo «rojas».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *