Semántica

Cuando hablamos de semántica nos estamos refiriendo a la rama de la lingüística en el idioma español que se encarga de estudiar el significado de las palabras. Su nombre proviene del término griego semantikos, que a su vez significa relevante, y junto a la fonética, gramática y la morfosintaxis, siendo clave conocerla para poder estudiar el lenguaje verbal.

De esta manera, la semántica abordar el signo lingüístico desde el interés por su parte no material, es decir, desde la parte convencional, abstracta y mental, que es el significado. Esto quiere decir que no se interesa solo por la forma en la que se crean los significados de las palabras según sus componentes, sino también de la forma en la que los significados cambian a lo largo del tiempo, derivando de otros, y cambiando acorde a la cultura que utiliza la lengua.

Por otro lado, hay que hablar que la semántica se ocupa de los diferentes accidentes y asuntos relacionados con el propio significado, como son los sinónimos (sinonimia), los antónimos (antonimia), la polisemia o las familias léxico-semánticas. No obstante, esto se da siempre y cuando dentro del propio estudio no se deje de lado el enfoque verbal, ya que de las áreas no verbales dentro de la comunicación se encargan otras disciplinas.

De igual modo, hay que tener en cuenta que los semas son la unidad mínima de la semántica. Estas son las porciones más pequeñas de la palabra que se encuentran dotadas de un significado propio que se puede verificar. De esta manera, una misma palabra posee diferentes semanas que hace que se encuentren emparentadas con otras.

Componentes del significado

De forma habitual, la semántica aborda dos formas distintas de realizar la asignación del significado, que son las siguientes:

  • Denotación. En este caso nos encontramos ante el significado «estándar» de las palabras, que se encuentran así registradas en diccionarios y se toman como referencia. De esta manera, se trata del sentido más «oficial» de las palabras.
  • Connotación. Se trata de otros sentidos secundarios atribuidos a una palabra, y que no tienen una relación directa con lo indicado en el enunciado, sino con algunas características que son atribuidas al término por la cultura.

Familias semánticas

En la lengua hay distintas relaciones de asociación, comparación, similitud y de otra índole entre los significados, que son las imágenes mentales de aquellas cosas que se encargan de conformar la realidad. En muchas ocasiones, esta relación tiene un componente que es afín entre distintos significados que permite organizarlos en forma de familia semántica.

De esta manera, cuando hablamos de familia semántica, hablamos de un conjunto de palabras que comparte un sema común, y es habitual que esto suceda entre aquellas palabras que comparten una categoría gramatical.

Algunos ejemplos de familias semánticas son:

  • Animales: perro, gato, elefante, león, jirafa, tigre, ballena, delfín, serpiente, águila.
  • Frutas: manzana, plátano, naranja, uva, pera, melón, fresa, mango, kiwi, piña.
  • Colores: rojo, azul, verde, amarillo, naranja, morado, rosa, blanco, negro, gris.
  • Instrumentos Musicales: guitarra, piano, violín, trompeta, batería, saxofón, flauta, clarinete, tambor, acordeón.
  • Profesiones: médico, ingeniero, maestro, bombero, abogado, arquitecto, chef, policía, carpintero, fontanero.
  • Medios de Transporte: coche, avión, tren, barco, bicicleta, moto, autobús, helicóptero, camión, submarino.
  • Elementos Naturales: sol, luna, estrella, montaña, río, océano, árbol, flor, piedra, aire.
  • Partes del Cuerpo: cabeza, brazo, pierna, ojo, nariz, boca, dedo, uña, oreja, pie.
  • Elementos de la Casa: puerta, ventana, techo, suelo, pared, mesa, silla, cama, lámpara, armario.
  • Instrumentos de Escritura: bolígrafo, lápiz, pluma, papel, cuaderno, goma de borrar, regla, tijeras, marcador, pincel.

Ejemplos de semántica

  • El lobo acechaba en la oscuridad.
    • Denotación: Mamífero carnívoro del género Canis.
    • Connotación: Puede simbolizar ferocidad, maldad o peligro.
  • Sus ojos brillaban como estrellas en la noche.
    • Denotación: Astros luminosos en el cielo nocturno.
    • Connotación: Puede evocar belleza, admiración o esperanza.
  • El anciano tenía un rostro arrugado por el tiempo.
    • Denotación: Persona de edad avanzada.
    • Connotación: Puede denotar respeto, sabiduría o fragilidad.
  • La casa olía a pan recién horneado.
    • Denotación: Alimento básico hecho de harina, agua y levadura.
    • Connotación: Puede sugerir calidez, hogar o confort.
  • La rosa roja representa el amor apasionado.
    • Denotación: Flor de pétalos suaves y aroma agradable.
    • Connotación: Puede simbolizar amor, romance o belleza.
  • Sus palabras fueron como dagas afiladas.
    • Denotación: Arma blanca de doble filo.
    • Connotación: Puede indicar malicia, hostilidad o intenciones maliciosas.
  • La melodía triste resonaba en el aire.
    • Denotación: Sustancia gaseosa que rodea la Tierra.
    • Connotación: Puede evocar emociones como tristeza, melancolía o nostalgia.
  • El vestido blanco simbolizaba pureza y inocencia.
    • Denotación: Prenda de ropa que cubre el cuerpo.
    • Connotación: Puede representar elegancia, estilo o estado social.
  • Su sonrisa iluminaba la habitación.
    • Denotación: Expresión facial que muestra alegría y felicidad.
    • Connotación: Puede transmitir felicidad, amabilidad o sinceridad.
  • El bosque susurraba secretos antiguos.
    • Denotación: Área extensa cubierta de árboles y vegetación.
    • Connotación: Puede tener un aura misteriosa, espiritual o enigmática.
  • El fuego iluminaba la noche oscura del bosque.
    • Denotación: Proceso de combustión que produce calor y luz.
    • Connotación: Puede evocar peligro, destrucción o incluso purificación en un contexto simbólico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *